Noticias

Alemania ofrecerá registro de tercer género

ALEMANIA.- El Tribunal Constitucional de Alemania solicitó al Parlamento que se reconozca en el certificado de nacimiento la opción de un tercer género o sexo. Este es el primer país europeo en tomar esta decisión de permitir que los padres puedan decidir que una persona no es ni hombre ni mujer. La probable nomenclatura será “intersexual”, en lugar del término más conocido que es  “no binario”.

Las leyes actuales son consideradas “discriminatorias” contra aquellos que no quieren ser identificados como femeninos ni masculinos. El Tribunal, instancia mayor de la justicia alemana, cree que la identidad sexual de un ciudadano debería ser defendida como un “derecho básico”.

El reconocimiento de este tercer sexo es resultado de un proceso abierto por una persona intersexual que libra una batalla legal para no ser registrada como “intersexual” o “diverso”. Todos sus documentos daban cuenta de que era una mujer, pero proporcionó un análisis de sus cromosomas donde quedaría evidenciado que no podía ser clasificado ni como hombre ni como mujer.

El término del género  “intersexual” se utiliza de manera amplia, para definir personas que poseen indicadores de un sexo, pero argumentan que son una “combinación de ambos”, rechazando la definición de hombre o mujer. La ley alemana anterior ya permitía que, en casos especiales, los padres registraran a los niños como “sexo indefinido”. Ahora eso pasa a ser normalizado.

El ministro del Interior Johannes Dimroth conmemoró el anuncio y afirrmó que el gobierno “está listo para implementarlo”. Según las Naciones Unidas, entre el 0,05 y el 1,7% de la población son de género “intersexuales”. Este tipo de reconocimiento legal del “tercer sexo” ya existe en países como Nepal, India, Pakistán, Bangladesh, Nueva Zelanda y Australia. Canadá debe regular pronto.

En 2014, se anunció la aparición de este movimiento global para la normalización de un “género neutro”. En Brasil ya existen personas buscando ese reconocimiento legalmente, siempre apoyados por movimientos de género LGBTs. El argumento en todas las cortes de justicia es el mismo: Derechos Humanos. El primer caso se registró en agosto.

 

 

(noticiacristiana)