Noticias

Autoridades chinas dinamitan una iglesia evangélica

CHINA.-El templo de la iglesia evangélica Lámpara Dorada, en la ciudad de Linfen, de la provincia de Shanxi, ha sido derribado esta semana por las autoridades locales. Es el segundo derribo de una iglesia cristiana en un mes en el país, que amenaza con seguir llevando a cabo estas medidas de presión para aplicar las nuevas leyes de religión aprobadas el pasado año.

Según informó RadioFreeAsia, las fuerzas paramilitares de la Policía Popular Armada utilizaron excavadoras y dinamita el martes para destruir la iglesia. Así se puede observar en un vídeo publicado por la organización ChinaAid:

Un pastor local en una iglesia cercana, que habló bajo condición de anonimato, dijo que había visto muchos policías paramilitares el martes en torno a la iglesia, que fue desmantelada por maquinaria pesada. Después oyó una sonora explosión, indicó el pastor. Un miembro de la iglesia consultado por la radio citada explicó que no hubo incidentes de violencia hacia los cristianos, aunque agregó que él mismo se encontraba a partir de entonces “bajo arresto domiciliar”.

La iglesia, que tiene más de 50.000 miembros, ha chocado durante años con el gobierno. Cientos de policías y personas contratadas destrozaron el edificio y confiscaron Biblias en otro incidente en 2009 que terminó con largas penas de prisión para líderes de esta iglesia evangélica. Para ese entonces se acusó a los líderes del grupo de ocupar ilegalmente terrenos agrícolas y alterar el tránsito al reunirse, según medios estatales.

CHINA, ENTRE LOS 50 PAÍSES CON PERSECUCIÓN MÁS SEVERA China aparece en la posición 43 en la Lista Mundial de Persecución, hecha pública este miércoles por Puertas Abiertas. “Las autoridades locales parecen estar volviéndose más restrictivas al enfatizar la ideología comunista y limitar el espacio en el que las iglesias pueden operar”, explican desde la organización en defensa de los cristianos perseguidos.

Se estima que hay unos 97 millones de cristianos en la iglesia China, muchos de los cuales se reúnen en Iglesias independientes como la Lámpara Dorada. La creciente popularidad de iglesias no aprobadas por el estado ha provocado el descontento de las autoridades locales, que recelan de cualquier amenaza al rígido control social y político del partido. En teoría, la constitución china garantiza la libertad religiosa, de modo que con frecuencia las autoridades locales utilizan tecnicismos para atacar a las iglesias sin registrar. Algunos de los cargos más habituales afectan a leyes urbanísticas, al uso del suelo o a alteraciones del orden.

EL EVANGELIO CRECE ENTRE LOS CHINOS A pesar de las presiones y dificultades, las iglesias de China siguen creciendo. Pero también lo hacen fuera de sus fronteras en la numerosa comunidad china desplazada en los distintos países del mundo. Así, en países cercanos como Corea del Sur o Filipinas, las iglesias evangélicas chinas están creciendo de forma exponencial, tal y como reveló The Economist en un reciente reportaje citado por Evangelical Focus. También se produce este crecimiento del cristianismo evangélico entre chinos en países de mayoría musulmana como Indonesia y Malasia.
 

(protestantedigital)