Noticias

Hombre secuestrado habla de Dios a delincuentes y es dejado libre

BRASIL.- Un hombre secuestrado no ocultó su fe cristiana y vio la situación como una oportunidad para hablarles de Dios a los delincuentes, y del propósito que tiene el Señor para sus vidas.

El hombre, que es un policía militar de Pernambuco, fue abordado por dos ladrones mientras lavaba su carro frente a su casa, siendo metido en la parte trasera del vehículo. El hombre, ante esta situación, procuró mantener la calma y pensó que esta sería una buena oportunidad para predicarles el Evangelio.

El policía manifiesta que dos hombres se acercaron con armas y le exigieron que entrara al vehículo. “Pensé que era una broma, pero al ver sus armas supe que el asunto era serio”, dijo al medio brasileño TV Jornal.

Los delincuentes estuvieron casi media hora con el hombre secuestrado, en ese tiempo entablaron una conversación. “Uno de ellos me preguntó: “¿Estás vivo?”. Yo respondí: “Si, vivo y bendecido”. En eso me preguntó sorprendido: “¿Tú eres creyente?”. El policía respondió: “Soy, por la gracia del Señor””. El secuestrador le dijo que ellos no querían hacer eso con él.

Durante este momento, el policía dijo que comenzó hablar con los delincuentes acerca de Dios.”Les dije que sabía por qué estaba con ellos allí, porque Dios sabía exactamente que ustedes necesitaban oír una palabra de consuelo”, dijo.

“También les dije que independientemente de la situación en que se encuentren, ustedes están robando, pero que también había gente que comete adulterio, miente, mata y comete muchos errores y que ellos dos no eran diferentes a mí, porque yo también soy pecador”, expresó.

Los secuestradores se quedaron en silencio y el hombre continúo hablando. “Mira, estoy aquí en este carro, porque Dios tenía un plan en la vida de ustedes dos, Creo que Dios tocó el corazón de uno de ellos, porque uno quería robar el carro y el otro quería hacer algo conmigo”.

Finalmente el hombre fue liberado y el vehículo encontrado abandonado en un barrio de la ciudad de Recife. Según los testigos, dos personas descendieron del carro y huyeron del lugar.

(acontecercristiano)