Noticias

Presidente Trump celebra Día Nacional de Oración

El dia de ayer  los Estados Unidos celebró su Día Nacional de Oración y el presidente Donald Trump se tomó el tiempo para entregar un discurso en el que reafirmó la importancia de esta práctica para los ciudadanos del país y también hizo hincapié en la necesidad de el valor del “cimiento espiritual y defender el legado de fe” del país.

Trump también destacó que la oración va en la búsqueda de la libertad, la paz, la unión y la prosperidad. En este sentido, En este Día Nacional de Oración, nos unimos para ofrecer gratitud por nuestras muchas bendiciones y para reconocer nuestra necesidad de sabiduría divina, orientación y protección.

La oración, por la cual declaramos nuestra dependencia de Dios, ha sido fundamental para nuestra búsqueda de libertad, paz, unión y prosperidad. La oración nos sostiene y nos trae consuelo, esperanza, paz y fuerza. Por lo tanto, debemos valorar nuestro cimiento espiritual y defender nuestro legado de fe. La oración ha sido una fuente de orientación, fuerza y sabiduría desde la fundación de nuestra República.

Como nación, seguimos buscando a Dios en oración, incluso en tiempos de conflicto y tinieblas. En el auge de la Segunda Guerra Mundial, el Presidente Franklin D. Roosevelt convocó a la oración.  El presidente George W. Bush hizo esta oración por nuestro país desolado, lamentando las preciosas almas que perecieron en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001: “Pedimos a Dios, después de uno de los días más sombríos de la historia de la Nación, que Todo el Poderoso, asista sobre nuestra Nación.

América conoció la paz, la prosperidad, la guerra y la depresión. La oración nos sostuvo a través de todo esto. Que nuestra nación y nuestro pueblo nunca se olviden del amor, de la gracia y la bondad de nuestro Creador, y que nuestra alabanza y gratitud nunca cesen.

En este Día Nacional de Oración, vamos a unirnos, todos de acuerdo con su fe, para agradecer a Dios por sus muchas bendiciones y pedir por su orientación y fuerza continuas.

En 1988, el Congreso, por la Ley Pública 100-307, como enmendada, pidió al Presidente que emitiera cada año una proclamación que designara el primer jueves de mayo como un Día Nacional de Oración, en el que el pueblo de Estados Unidos puede transformar a Dios en oración y meditación en las iglesias, en grupos y como individuos.

 

(noticiacristiana)