Noticias

Príncipe musulmán reconoce que Israel tiene derecho a su propia tierra

El príncipe heredero al trono de Arabia Saudita, reconoció que los judíos tienen derecho a su propia tierra y vivir pacíficamente, lo que ha sido considerado una declaración histórica.

Mohammed bin Salman, de 32 años, dijo que los israelíes tienen derecho a su tierra ancestral, una señal pública que los sauditas se acercan a Israel, lo que marcaría el fin de una enemistad milenaria.

En una amplia entrevista, le preguntaron si el pueblo judío tenía el derecho de convertirse un Estado, en un territorio que se considera su tierra ancestral, la respuesta de Salman fue: “Creo que los palestinos y los israelíes tienen el derecho de tener su propia tierra. Pero tenemos que tener un acuerdo de paz para asegurar la estabilidad para todos y tener relaciones cordiales”.

Arabia Saudí fue donde comenzó el Islam. Allí están sus santuarios más sagrados. A causa de las enseñanzas del Corán, visiblemente contrarios a los judíos, llamados “infieles”.

“Tenemos preocupaciones religiosas sobre el destino de la Mezquita Sagrada en Jerusalén y sobre los derechos del pueblo palestino. No tenemos ninguna objeción contra otras personas”, afirmó el príncipe Mohammed.

Hace años que la normalización de las relaciones, dependí de la retirada Israelí de las tierras árabes capturadas en la Guerra de los Seis Días (1967), territorio que los palestinos reclaman para establecer un futuro Estado.

Irán es el mayor enemigo declarado tanto de Arabia Saudita como de Israel. El aumento de la tensión entre Teherán y Riad viene alimentando especulaciones que los “intereses comunes” pueden llevar a Arabia Saudita e Israel a trabajar juntos contra lo que ellos ven como una amenaza común.

“Hay muchos intereses que compartimos con Israel y, si hay paz, habría mucho interés entre Israel y los países del Consejo de Cooperación del Golfo”, agregó el príncipe.

El príncipe explica que ve el Oriente Medio dividido en dos campos que se oponen: lo que él llamó “triángulo del mal”, formado por Irán, Hermandad Musulmana y grupos terroristas sunitas; y una alianza de “estados moderados” como Jordania, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán.

A finales del mes pasado Arabia Saudita abrió su espacio aéreo por primera vez para un vuelo comercial a Israel. Las autoridades israelíes saludaron la decisión como histórica tras dos años de esfuerzos.

Arabia Saudí condenó la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel el año pasado, pero autoridades árabes reconocieron en la ocasión que Riad podría apoyar una estrategia más amplia de EEUU para un plan de paz israelí-palestino , ainsa en fase de desarrollo.

 

(acontecercristiano)